Javiera Donoso
Por Javiera Donoso
Psicóloga especialista en reparación emocional y temáticas de autocuidado y autoestima.

En esta columna, la psicóloga Javiera Donoso (@javidonoso_amorpropio) nos habla del machismo en la crianza de nuestros hijos, y cómo podemos evitar traspasarles este tipo de comportamiento muchas a los niños. 

¿Has oído hablar sobre los “micromachismos” Son conductas normalizadas socialmente, que por ser parte tan arraigada en nuestra cultura se pasan por alto, ya que no exhiben una violencia explícita o evidente.  Es el machismo naturalizado a través de gestos sutiles y a veces pequeños que han contribuido a través de los años a perpetuar roles de género.

Te traigo este término a propósito de la crianza y cómo podemos ayudar desde nuestro rol de madres y padres a una sociedad más consciente e idealmente libre de estereotipos de género. Tenemos el poder y por ende la responsabilidad de influir e impactar en la percepción del mundo que los niñ@s tienen, pues somos sus referentes de identificación. Es de crucial importancia reflexionar sobre qué estamos transmitiendo a través de nuestras conductas diarias, qué ejemplo estamos dando, qué valores estamos enseñando y qué mundo ayudamos a crear.

Lo primero, es identificar cómo opera este mecanismo en la vida cotidiana,  porque muchas veces somos nosotras las mujeres (sin darnos cuenta), las que también ayudamos a perpetuar el machismo en nuestra sociedad, a través de lo que le enseñamos, o no, a nuestros hijos e hijas.

Entonces, ¿cómo criar a nuestr@s hij@s más libres de estereotipos de género? A continuación enumero diez ejemplos de micromachismos, que deberías evitar en la crianza:

  1. Servir más comida a los hombres, porque “comen más que las mujeres”
  2. Invitar a nuestras hijas a sentarse con las piernas cruzadas como “señoritas”
  3. Celebrar que las niñas ayuden en casa o con sus hermanitos menores.
  4. Darles a las niñas más tareas domésticas que a los niños.
  5. Elegir juguetes y ropa de acuerdo al género.
  6. Usar denominaciones diferentes para la misma conducta, de acuerdo al sexo: por ejemplo el niño tiene “personalidad” la niña es “mañosa” la niña es “sensible” el niño “mamón”.
  7. Descalificar al niño al que no le gustan los juegos de pelota o peleas.
  8. Reprimir la expresión emocional en los niños: “los niños son fuertes y valientes, no lloran”
  9. Reforzar habilidades de acuerdo con el sexo, ballet para las niñas, karate para los niños.
  10. Explicar cualquier conducta aludiendo al sexo: “las niñas son más tranquilas” “los niños son más inquietos.

El futuro depende de lo que hagas hoy, sabemos que los niños de hoy son los adultos del mañana. Tenemos la oportunidad de sembrar un cambio cultural y social o podemos continuar perpetuando anti valores como lo son la violencia, el abuso de poder, la desigualdad y la injusticia social. Debemos detenernos en este punto y darnos cuenta que está en nuestras manos hacer el cambio que necesitamos ver.