Sin duda, “Titanic” fue la película que lanzó a la fama a Kate Winslet cuando solo tenía 22 años. Pero este salto también trajo consigo las constantes referencias a su físico por parte de la prensa sensacionalista.

En una entrevista con The Guardian, la actriz hace referencia a las críticas que vivió en ese periodo, las que calificó de “crueles” y “muy perturbadoras”. 

La artista partió diciendo lo gratamente sorprendida que estaba al ver que está produciéndose un cambio en las actrices actuales. 

“En parte porque estamos saliendo de este espectacular período #MeToo, pero también porque las mujeres sienten una sensación inherente de conexión entre sí. Ahora tenemos menos miedo de decir lo que pensamos ”, señaló.

Kate Winslet y Leo DiCaprio en Titanic

Luego, Winslet dio su parecer sobre artículos de periódicos que había leído recientemente sobre ella de los años 90.

"Era casi ridículo lo impactantes, críticos y crueles que eran los periodistas de tabloides conmigo ¡Todavía estaba averiguando quién demonios era yo! Comentarían mi talla, estimarían lo que pesaba, imprimirían la supuesta dieta en la que estaba”, explicó.

Fue crítico, horrible y muy perturbador de leer”, dijo. “Pero también me hizo sentir tan… tan conmovida. Por lo diferente que es ahora”, agregó.

“Sólo me estaba defendiendo”

La crítica fue tanta, que incluso habían burlas descaradas a su físico. La comediante Joan Rivers dijo sobre “Titanic” que si Winslet “acabara de perder 5 libras, Leo habría podido caber en la balsa”.

"Sí. En mis 20, la gente hablaba mucho sobre mi peso. Y me llamarían para comentar sobre mi yo físico. Bueno, entonces obtuve esta etiqueta de ser atrevida y franca. No, solo me estaba defendiendo”, explicó Kate Winslet en la entrevista.

La actriz explicó el daño que los medios le provocaron, señalando que fue tal el juicio de la prensa británica, que tenía miedo de lo que pudieran decir en Estados Unidos y el mundo.

Dañó mi confianza. No quería ir a Hollywood porque recuerdo haber pensado: 'Dios, si esto es lo que me están diciendo en Inglaterra, ¿qué pasará cuando llegue allí?'”, dijo.

Me sentí muy sola. Por la sencilla razón de que nada puede realmente prepararte para ... eso. Pero luego, por supuesto, tuve a Mia cuando tenía 25 años. Y entonces toda esa mierda simplemente se evaporó”, dijo.