Este martes salió a la venta “El Ickabog”, el nuevo libro de la escritora británica J. K. Rowling, que contó con nada menos que una ilustración de una niña chilena, Fernanda Zapata, indica La Tercera.

La historia infantil trata sobre dos niños que viven en el reino feliz de Cornucopia, pero que luego es amenazado por un legendario monstruo. Los jóvenes deberán emprender entonces una aventura para salvar su tierra.

El ickabog de JK Rowling

La escritora decidió durante la pandemia por el Covid-19 compartir por entregas a través de internet el libro de forma gratuita, y pidió a los niños de hasta 12 años de todas partes del mundo ayuda para ilustrarlo con sus dibujos (que debían enviar por internet).

La editorial del ejemplar, Salamandra, recibió más de 2.000 dibujos de niños de 19 países distintos. Se escogieron 250 finalistas, pero luego sólo fueron 34 las ilustraciones escogidas.

Ilustración de niña chilena escogida

Uno de los dibujos escogidos para ilustrar el texto fue el de la niña chilena Fernanda Zapata, de 12 años, apasionada de la lectura y alumna de la escuela San Marino College de Coquimbo.

Fernanda Zapata

Me emocionó mucho cuando supe que era finalista, saltaba de alegría, y cuando llegó el mail que decía que era una de las ganadoras, lloramos en mi casa”, cuenta la joven ilustradora.

Por su parte, su madre, María Gallardo, cuenta que “ella siempre ha sido muy lectora, desde chiquitita. Aprendió a leer a los cuatro años”.

Mira la ilustración que hizo Fernanda:

Ilustración de "The Ickabog" de Fernanda Zapata

En el dibujo podemos ver a un hombre en un caballo (podría ser el “rey con unos bigotes magníficos” de Cornucopia, que sale en la descripción del libro), con gente recibiéndolo en una entrada. Es una ilustración muy bien hecha y colorida.

Los 34 ganadores recibirán una copia firmada por la autora de “El Ickabog”, un poster de su propio dibujo, y una colección de libros de J. K. Rowling para donar a quien deseen. La joven Fernanda Zapata decidió que los dará a la biblioteca de su colegio para incentivar la lectura de sus compañeros.

Por otra parte, la autora donará los derechos literarios del libro a The Volant Trust, una fundación que ayuda a las personas que se han visto perjudicadas por el aislamiento causado por la pandemia.